DOS CIENTAS SEIS MIL TRESCIENTAS NOVENTA Y CINCO CON TREINTA, RAZONES PARA DIMITIR.

Durante el año 2020 los cinco ediles responsables del gobierno del Ayuntamiento dejaron las cuentas con un remanente presupuestario de 206.395,30 €. Es decir, sobre el presupuesto total de gastos previstos sobró esa cantidad.

Será que no hay urgencias que solucionar, ni actuaciones prioritarias que están quedando sin realizar. Se les presupone entendimiento al ser del mismo equipo de gobierno.

¡MENOS MAL!

El Ayuntamiento comenzó la gestión de las Normas Urbanísticas (va la segunda vez con este alcalde) y, actualmente, se encuentran paralizadas desde hace unos tres años. Además, no se ha contestado a los vecinos que realizaron aportaciones a las mismas, ni se informa de ellas.

La cantina lleva cerrada desde el inicio de la pandemia y el alcalde no se ha querido reunir con la Asociación Vecinal para dar explicaciones.

El polideportivo está paralizado desde hace 5 años aproximadamente y tampoco se ha  respondido a los vecinos que, preocupados por el tema, se han dirigido al Ayuntamiento.

El Ayuntamiento no se ha implicado con la salida de la AP1 próxima al pueblo elegida por el Ministerio. Nuestro alcalde la quería para la Brújula que es donde la veía “supersencillo” de hacer.

Año a año sobra dinero de las cuentas municipales que se está dejando de invertir en la mejora de la calidad de vida de los vecinos. Y muchas veces lo que se gasta se tira en banalidades.

¿Para cuándo la fibra óptica que ya están colocando en otros pueblos?

Etc…, etc…

…………..

“Dicen que insulta a los pobres el que va derrochando por la calle su dinero; pero los insulta más el que se lo guarda en la hucha para que tenebrosamente le echen crías con la usura”.

MIGUEL DE UNAMUNO.