ES CUESTIÓN DE PRIORIDADES, SÍ. PERO… HABRÁ QUE COLOCARLAS EN EL ORDEN LÓGICO, ¿NO?

Saliendo a andar por los caminos del pueblo, numerosos vecinos han observado que a finales del año 2020 el Ayuntamiento realizó varios “trozos” de distintos caminos, construyendo nuevos firmes y cunetas. Uno de ellos sube a los altos de “Ontanillas y Conejeras” desde la Brújula y el otro se encuentra en la entrada al paraje de la “Nava”. En las siguientes imágenes se pueden observar dichas obras.

Desde la Asociación Vecinal no se ve lógico que, mientras aún no se han comunicado con aceras los dos principales núcleos de población del municipio (barrio de Santa Marina y de Santa Magdalena), o mientras se tiene la entrada al Barrio de Santa Marina como si fuera un “campo de patatas recién levantado”, se esté dando prioridad al gasto presupuestario en caminos a “trozos”.

En la siguiente imagen se puede observar el estado actual de la entrada al Barrio de Santa Marina que también es camino de Santiago.

“Por donde quiera que echemos a andar por los caminos de España, nos saldrá al paso la eterna esfinge con la eterna y caprichosa pregunta: -¿es mejor vivir como hasta aquí hemos vivido, ayer cargados de gloria, hoy hundidos y postrados, mañana de nuevo en la prosperidad y siempre organizados al modo bohemio, o conviene romper definitivamente con las malas tradiciones, convertirnos en nación a la moderna, muy bien ordenada y equilibrada? Ni esto ni aquello. No debemos cruzarnos de brazos y dejar que hasta lo que es virtud se transforme en causa de menosprecio y de escarnio; hay que tener una organización y para que ésta no sea de puro artificio, para que cuaje y se afirme, ha de acomodarse a nuestra constitución natural. Aunque parezca extraño a primara vista, una organización de ese género es tan hacedera, está tan al alcance de la mano, que no requiere ningún esfuerzo de imaginación, ni largas meditaciones, ni complicados razonamientos. Lo lógico sale al paso y si no lo vemos muchas veces es por que estamos distraídos buscando soluciones caprichosas”.

ÁNGEL GAVINET GARCÍA