GAETÁN DEJA PASO A HORTENSE Y ACABA CON LOS ÚLTIMOS RESQUICIOS DE NIEVE Y HIELO QUE DEJÓ FILOMENA POR LAS CALLES DEL PUEBLO.

Desde la Asociación Vecinal se ha echado de menos que el Ayuntamiento hubiera hecho algo para que las calles no hayan sido una pista de patinaje durante tanto tiempo. La sal no sólo sirve para complementar la dieta de la caza en el monte si no que, estratégicamente distribuida en los puntos de acceso a los núcleos urbanos y cruces de calles de mayor tránsito, hubiera permitido que los propios vecinos limpiaran los entornos de esos espacios. 

“…¡A la jota, jota, y más a la jota, que Santa Lilaila parió una marmota!

¡Y la marmota parió un escribano con pluma y tintero de cuerno en la mano!

¡Y el escribano parió un escribiente con pluma y tintero de cuerno en la frente!…”

RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN.