NO ME DES TANTO CARIÑO, QUE ME ESTÁS AHOGANDO.

Son cada vez más las personas que están informando o facilitando fotos a la Asociación Vecinal, denunciando los aconteceres del pueblo que no comprenden, pero con los que no están nada satisfechos. Más bien, estaban más que hartos y han decidido dar la espalda y dejar de contribuir con una actitud de abulia al mantenimiento de una situación que no les daba respuesta a sus preocupaciones, que les reconcomía por dentro. Han decidido pasar a colaborar con lo que consideran debe de ser el «nuevo futuro» para el pueblo. Les da igual conseguir o no algo, simplemente saben que eso es lo correcto y por ello han decidido cambiar hacia una actitud positiva, siendo parte activa de lo que algún día será ese futuro.

Fruto de este trabajo que están haciendo los vecinos, TRITIUM AUTRIGONUM ha recibido recientemente las siguientes informaciones e imágenes, que corresponden con la plantación que hizo hace más de un lustro el Ayuntamiento, frente a la Ermita y para dar sombra al nuevo aparcamiento.

Sorprende observar que es precisamente el riego, por excesivo encharcamiento, el que cada año está acabando con al menos uno de los árboles de buen porte que allí hay.

En la imagen se puede observar como se desparrama la inundación, ahogando al árbol que se encuentra en primera instancia y atravesando todo el aparcamiento hacia el siguiente. El pobre árbol está muriendo por encharcamiento, por exceso de riego, años atrás ya han caído más.

El árbol está pidiendo socorro, ¡A GRITOS! ¿ESTAS SORDO?

¿Será este el próximo en caer? Ya ha comenzado a puntisecarse.

Da la sensación que la persona del Ayuntamiento que está encargada de la programación de los riegos, no tiene mucha idea o no ha pasado a verlo, por lo que parece razonable que los vecinos sepan si se cobra por este tipo de servicios o no y quien los cobra, si así fuera. Este tipo de dudas surgen por lo que ya hizo público el Ayuntamiento en el año 2016 sobre estos asuntos, lo puedes consultar en el siguiente enlace.

LO QUE TENGA QUE ACONTECER, SERÁ LO QUE FINALMENTE ACONTEZCA. 

También han llegado a la Asociación Vecinal, numerosas quejas por inundaciones debido a la tradicional forma de programar los riegos por goteo en los espacios públicos. En las siguientes imágenes se puede ver algún ejemplo.

El exceso de riego provoca inundación en los muros del entorno colindante, público o privado, incluso escurrimiento por las calles. 

No obstante lo anterior, los árboles del aparcamiento de la Ermita se siguen secando por ahogamiento…

¡QUÉ PARADOJA!

y en el Ayuntamiento hay cinco concejales que están permitiendo esta forma de gestionar desde el poder municipal, en lo que respecta a los riegos en los espacios públicos.

¡EN UNOS SITIOS TAN POCO Y EN OTROS TANTO!

………………

«El FARANDUL se ha sentado a la sombra de los árboles, y pica dos tagarninas juntas con su navaja de Albacete. Rosa la Tatula, helada y prudente, se calza los zuecos en la orilla de la carretera, requiere el zurrón de espigas, y apoyada en el palo, traqueando, se parte a llevar la mala nueva. En la fronda del robledo, el idiota, negro de moscas, hace su mueca. Miguelín el Padrones, con la punta de la lengua sobre el lunar rizoso, se escurre ondulando, y mete las manos redondas bajo el jergón del dornajo, de donde saca una faltriquera remendada, sonora de dinero.

EL COMPADRE MIAU:

¡El timbre es de plata!

MIGUELÍN:

De la que da la gata.

EL COMPADRE MIAU:

A verlo vamos.

MIGUELÍN:

Esto solamente es negocio mío.

EL COMPADRE MIAU:

¡No lo creía a usted tan avaro, compadre!

Usted no quiere que sea negocio de los dos, y tenemos que ventilarlo.

MIGUELÍN:

¿En qué tribunal?»

RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN en el año de 1919.